• Deshazte del agua o de la humedad. Cuanto más rápido se sequen los pisos, más rápido recobrarán su forma. Una vez que lo hagan puedes comenzar a trabajar en ellos. Seca los pisos con toallas, ventiladores de piso, deshumidificadores y secadores de cabello. Usa cualquier cosa que te sirva para secarlos.
  • Evalúa el daño. Si todo lo que ha hecho el piso es ahuecarse, lo podrás arreglar. Cuando se ahueca, puede ser que los listones estén sueltos pero estarán en su mayoría intactos.
  • Quita las manchas. Como el daño del piso es evidente, deberás lijarlo hasta que la madera vuelva a su color natural. La lija que uses puede variar en grosor. Para manchas grandes usa una lijadora eléctrica, muy popular para este trabajo. Una vez que hayas desnudado la madera, comienza a trabajar en el piso como si fuera nuevo. Si el agua ha llegado a una esquina, lija a mano hasta poder sacar toda la mancha.
  • Barre el piso para poder sacar todo el polvo y la basura que produjo la lijada. Usa un trapo empapado de productos minerales (tiner para pintura) para remover el polvo fino en lugar de usar agua. Llena cualquier agujero o rasguños con un relleno para madera. Usa la espátula para ponerlo y suavizarlo. Déjalo secar por lo menos por 45 minutos. Lija nuevamente de ser necesario.
  • Vuelve a ponerle el color y a darle el acabado que tiene el resto del piso que no fue dañado. Si re-haces todo el piso, tienes una variedad de opciones para darle otro color y otro acabado.
Vía: https://bit.ly/2KX0I1O

Volver al inicio.

1 comentario

  • Los pisos de madera son realmente hermosos, lucen como ningún otro, pero hay que cuidarlos como al amor!!!
    Y si tuviste la desgracia de que fueron afectados por la humedad, realmente tienes una gran tarea por delante, para vamos, que vale la pena hacerla para que vuelvan a lucir impecables.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *